A propósito del trending topic #palabrasantiguas, que esta semana nos tubo entretenidos a todos un rato, se hace valida, al menos para mi, una reflexión sobre lo caduco y de pasadita acerca de la practica de la auto-inmolación. Conceptos ambos muy relacionados o que por lo menos generalmente van de la mano. 

La reciente anotación del canal de cable Via X en el Hall of Fame de los medios jugados (distinción creada y entregada por mi) debido al relanzamiento de uno de los programas infantiles (que por su ingenio, creatividad e inteligencia, disfrutábamos adultos también) más destacados del genero, me refiero al Profesor Rossa junto al mítico Guru-guru y Don Carter (el nombre ya es una muestra de humor absurdo) pone en la palestra una discusión inconclusa que nos involucra a todos y que obviamente gira en torno al estúpido suceso que los marginó, en ese entonces, definitivamente de la pantallas.

Que derroche de algunas de nuestras peores facetas como sociedad chilena. Envidia, chaquetearía, cartuchismo e hipocresía (aunque parezca, no son lo mismo).

Para decidir tomar el famoso video y publicarlo hay que ser una de dos: envidioso, o chaquetero. Una tercera opción es chabacano, es decir, ir por la vida sin pensar en lo que haces, dejando mierda en tu camino por que si no mas. Luego, están los cartuchos que ponen el grito en el cielo y por último los hipócritas que toman decisiones en base a la opinión (generalmente poderosa) de los cartuchos que pusieron el grito en el cielo.

Y qué tenemos. Uno de las producciones televisivas de mayor calidad del país, guardada en un cajón.

Otra de las producciones a la misma altura fue 31 Minutos. Y que pasó con ellos? nada, no hay lukas para que sigan trabajando. Yo me pregunto, que habría pasado si Chespirito hubiese recibido financiamiento solo para una temporada o dos y luego pa’ la casa?. Pero no pasó así, por que vivía en México, país que fue capaz no solo de valorar la genialidad de los chilenos de 31 minutos si no ademas, aportar con gran sintonía y espacio para desarrollarse. Sí hasta Café Tacuba sacó una versión de uno de los temas de 31 minutos!. Actualmente la principal fuente laboral de los creadores de la serie esta en México. Hagan sus propias reflexiones.

Cuando pasan estas cosas todos los que tenemos una opinión al respecto pensamos en lo que nos falta como sociedad: Valoración de lo nuestro, Apoyo al que hace algo bueno, Recursos para la cultura, Menos cartuchismo, etc. Yo agregaría a la ecuación la variable “caducidad”. Por que se nos hace tan fácil caducar todo. Caducamos los dichos, caducamos a los viejos (cualquiera que tengas mas edad que tu generación es viejo), caducamos nuestros referentes, caducamos la ropa que nos gusta usar, caducamos los artistas, caducamos nuestras costumbres, caducamos los pubs y restoranes, caducamos casi todo.

Y que pasa entonces con nuestra identidad sí en 2 años más nada de lo que hacemos va ser válido?, va a estar caduco. Ok, vamos enriqueciendo nuestra cultura con nuevas ideas, nuevas palabras, nuevas costumbres, pero no vamos creando sociedad a la vez que enterramos todo lo que ya está no?. Yo preferiría que halla cosas que nunca sean “antiguas” que siempre sean actuales aunque hayan sido integradas hace muchas décadas, que sean nuestras para siempre y no seamos tan permeables al cambio permanente, y lo digo a riesgo de ser tachado de conservador por quien no me conozca bien.

Palabras que se entierran junto con muchas otras cosas que fueron desechadas y que pudieron llegar a convertirse en nuestros fuertes como cultura. Espero que La vuelta del Profesor Rossa sea el comienzo del fin de la caducidad y la auto-inmolación chilensis.

PD: Un ejemplo de lo algunos prefieren hacer con su creatividad en vez de filtrar vídeos caguineros es el esfuerzo de este bloggero que intenta sacar a superficie lo mejor de nuestro Chile y llama a sumarse en la tarea: http://americaxxx.wordpress.com/

Anuncios